lunes, 2 de junio de 2008

Christian Dior.Colección Otoño-Invierno 2007 (Getty Images)

La muerte de Yves Saint Laurent, pone de relieve la importancia creativa arrolladora de la Moda. Independientemente de su cifra de negocio, multimillonaria, no cabe duda que los diseñadores , desde Coco Chanel a Galliano, merecen su inclusión en la categoría de artistas.
Dior, fallecido hace ya muchos años, dió una oportunidad a YSL hasta que él mismo fundó su "attelier". Yo tengo varios iconos fetiche. Los zapatos bicolores de Chanel y su fabuloso perfume Chanel Nº5, los guantes de Cristian Dior y su desbordante Diorissimo...y los "smoking" femeninos de YSL ...con su embriagador Opium.
Cualquier mujer puede llevar mi combinación de fetiches...y aunque desnuda, estará absolutamente y elegantemente vestida.
La moral progre que impera, campa y aúlla como retortijón de fabada mal digerida, prohibió hace unos años un anuncio de YSL, donde una espléndida modelo, posaba sólo con los zapatos-unas sandalias bellísimas-, pendientes y pulseras.
Cuando YSL lanzó el perfume S7, masculino, y mostraba a un muchachote en cueros, nadie dijo absolutamente nada. Como ha de ser...como debería haber sido en ambos casos.
Y es que la sombra del pelmazo de Zerolo es muy larga.
Larga vida a la Moda. Larga vida a los diseñadores que nos ofrecen "glamour" en estado puro.

5 comentarios:

Cuca de Jalamba dijo...

"ECHAR LOS TEJOS" (alusivo a lo editado recientemente)¡¡uy,uy,uy ...!!

La relevancia de la mujer en la cultura celtíbera es muy significativa. Como base del sistema tribal y familiar eran, de alguna manera, el epicentro. Sin dejar de lado su dedicación maternal, desempeñaban el papel de guerreras cuando así lo requerían las circunstancias, o colaboraban con los hombres en las faenas del campo y del ganado.

El tejo, es un árbol referencial de la cultura celtíbera. Siempre verde, es de pequeño tamaño y de ramas casi horizontales. Cuentan que de su fruto escarlata, del tamaño de una cereza, tomaban los guerreros cuando, sintiéndose acosados, preferían la muerte a caer en manos del enemigo. Era su veneno y así se suicidaban.

Pero más allá de esto, cuando las mujeres jóvenes, reservándose siempre la facultad de elegir varón, sentían atracción por un hombre de la tribu, lo señalaban con discreción haciéndole llegar un ramillete de hojas de tejo. Él, tendría la posibilidad de acceder a los designios de la hembra.

Esta expresión ha llegado hasta nuestros días de forma inconsciente, pero muy habitualmente recurrida por ambos sexos.

NOTA: No es correcto utilizar la expresión "tirar los tejos", que podría parecer otra cosa, ni recurrir al chiste fácil, y casi bíblico, de que "la mujer ofrece al hombre el fruto envenenado "...

El Gato Lector dijo...

jajaja Estoy fascinado por lo perinentes de los comentarios de "cuca", en relación al tema propuesto....

"Tirar los tejos" es correcto, en relación a la definición de "tejo", coloquial castellano que define una piezas metálicas circulares, con las que se juega a la rana o al "chito", juegos agradables de paletos o veraneantes, durante la canícula.

Maga dijo...

Aunque sea el árbol de la muerte dicen que es el mejor antídoto contra las picaduras de ofidios. Y los conejos y los gatos son inmunes a su veneno...

El Gato Lector dijo...

Todo en árbol es tóxico, excepto el pericarpio carnoso color rojo, llamado "arilo" que rodea la semilla desnuda.

Su madera dió los mejores arcos largos (longbow), que en manos de los galeses fueron armas letales frente a la caballería pesada medieval.

Isoba dijo...

Lo peor de la muerte de YSL, han sido las imágenes que han puesto en las televisiones.

Morbo, morbo para el personal. Penoso.