miércoles, 4 de junio de 2008

Antonio Terán Pando. Estudio para una gata. (2000) Antonio Terán Pando. Poema último.


Construí un edificio

de conchas y de sal

pensando en habitarlo

algún día, al final.



Lustroso y cristalino

asomado al Océano

con sus balcones grandes

todos abiertos.



Solo, me acomodé en él

y solo lloraba, solo

cuando ya nada tenía

perdido todo.



Y con mi llanto se deshizo

mi casita de conchas

mi edificio de sal

mi edificio.

4 comentarios:

Maga dijo...

Me gusta las dos cosas, la imagen y la poesía, mucho...

Eso es lo que tiene el llanto, que alivia, y el sufrimiento acaba con el sueño que lloramos.

Es mejor no tener un futuro soñado. El es imprevisible siempre.

Cuando a uno no le queda casi nada, y se dedica a llorar lo perdido, sí, acaba perdiendo lo que tiene tan cercano y no lo ve.

El gato es especialmente bello.

Isoba dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Gato Lector dijo...

¡Joe, con los lametones de Thora!...Si la que quiero que me de lametones es...Bueno, me voy a callar, que luego dicen que soy un individuo procaz.

"Linguorum humedorum canis
ex entrepiernam mulieribus
famosisimus excitationis est"

Dijo un poeta latino casi desconocido.

Yolanda dijo...

si si muy bonito, pero vamos que es precioso deber dinero, dar un pagare y no tener fondos, eso si que es bonito